de del

Pedicura

Una buena pedicura nos ayuda a limpiar nuestro pie de todas las células muertas que se acumulan, ponen a punto nuestras uñas tanto las encarnadas como las demás y cuidan nuestras cutículas.
 
Nos ayudan a eliminar cualquier tipo de callosidad o de piel dura así como a eliminar los talones agrietados y las durezas.
 
Para mantenerlos en buen estado, debemos tenerlos secos, libres de infecciones y limpios. Además, el corte de las uñas debe ser el adecuado para evitar las citadas uñas encarnadas (¿hay acaso algo que duela más que eso?). Una pedicura una vez al mes evita esas molestias tan dolorosas. Es fundamental que mantengamos esa zona bien hidratada, Además, ríndete al esmaltado permanente.